domingo, 3 de enero de 2010

Tu bufanda huele a campamentos.

Y... ¿A qué huelen los campamentos?