jueves, 6 de agosto de 2009

No me gusta el té, sabe a hierba.

¿Hierba? ¡Por dios! ¡No me lo puedo creer!